Fin de semana en Salamanca

4
(1)

k PHace unas semanas pasamos el fin de semana en Salamanca. Tuvimos mucha suerte por varios motivos: contamos con unos guías de excepción, a los que aprovecho para dar las gracias por enseñarnos todos los rincones de la ciudad y por supuesto por aguantarnos 2 días y medio; nos hizo un tiempo de escándalo y pudimos disfrutar de esta maravillosa ciudad.

Llegamos el viernes por la noche y no pudimos ver nada porque era muy tarde, aún así aprovechamos el tiempo. Fuimos a la zona de los asadores donde cenamos de tapas. Después de cenar (íbamos cerrando los locales) fuimos a la plaza, pero era tan tarde que la iluminación estaba apagada por lo que no se veía gran cosa, aunque ya se apreciaba la belleza de la plaza. Decidimos dejar las visitas para la mañana siguiente.

El sábado desayunamos y salimos dispuestos a comernos la ciudad. Lo primero que visitamos fue la tienda de Zara… sí, sí Zara. Aunque parezca mentira merece la pena la visita porque la tienda era un antiguo monasterio y han mantenido la estructura del edificio por lo que se pueden ver las columnas, las paredes de piedra… Han montado la tienda en varios pisos apartados de las paredes lo suficiente como para poder apreciar el edificio. Las plantas de Zara son acristaladas por lo que se puede ver la estructura desde varias alturas. La tienda está situada en la Plaza Liceo.

09022008-P1040931 4469

Desde allí nos dirigimos a la Plaza. Es una plaza cuadrada (realmente ninguno de sus lado es igual pero parece cuadrada) y porticada, las fachadas de los edificios que la rodean son de piedra y entre cada uno de los arcos hay unos óvalos en relieve, en alguno de ellos están los bustos de los reyes de España desde tiempos inmemoriables. En la parte norte de la plaza se encuentra situado el Ayuntamiento, cuya fachada es también de estilo barroco. En un principio diseñaron este edificio para que tuviera dos torreones a los lados, pero no pudieron construirlos porque el terreno no era lo suficientemente firme como para soportar el peso. En el espacio que hay en la esquina derecha mirando hacia el Ayuntamiento está el busto de Franco, que al parecer está manchado de pintura día sí día también. La plaza es de estilo barroco, al igual que la fachada del Ayuntamiento. La verdad es que esta plaza es la más bonita que he visto nunca.

A pesar de lo que nos gustaba el sitio la visita a la ciudad tenía que continuar, por lo que nos dirigimos a la Casa de las Conchas. Es un edificio singular cuya fachada está llena de conchas de piedra y en la que destaca su rejería exterior (según los folletos de la oficina de turismo, porque la verdad es que yo no vi nada especial en ellos, pero yo entiendo de esas cosas). En la fachada que está situada frente a la Clerecía hay una puerta por la que se accede a un patio porticado con unos arcos bastante originales. Actualmente en la Casa de las Conchas se encuentra la biblioteca. Frente a este edificio se encuentra la Clerecía y la Universidad Pontificia, de los que no puedo contar mucho.

Lo que más gustó de la ciudad fue la Catedral. La fachada es espectacular, y nos pareció bastante gracioso buscar en la puerta de la Catedral un astronauta y un dragón comiendo un helado de 2 bolas. Al parecer esto lo hicieron como firma al realizar la reconstrucción del edificio. La catedral nueva se contruyó entre 1.513 y 1.733. Al entrar nos quedamos maravillados con la altura de los techos, la decoración de las paredes… Hay un espejo en el que se ve la cúpula de la Catedral sin tener que partirte el cuello. Lo que más nos gustó fue poder subir a las torres medievales de la Catedral. La entrada cuesta 4€ y te da acceso a varias salas en las que se pueden ver documentos antiguos, accesorios de la Iglesia… En una de las salas se expone un “documental” en el que se pueden comprobar los efectos del terremoto que tuvo lugar en Lisboa en el año 1755. Se accede a las torres por unas escaleras de caracol bastante estrechas y los escalones están desgastados. Desde la parte superior de la Catedral hay unas buenas vistas de la ciudad.

Como no podía ser de otra forma fuimos a visitar la fachada plateresca de la Universidad de Salamanca y como era de esperar estaba llena de gente buscando la rana. Es bastante difícil verla porque es una pequeña figura de una rana que está encima de calavera. Según nos contaron la calavera con la rana es una mezcla de las culturas occidental y árabe. En la cultura occidental la rana significa fertilidad y en la árabe la calavera simboliza la fertilidad y la sabiduría. Desde la plaza en la que se encuentra la universidad se puede acceder al Patio de Escuelas.

Al salir del Patio de Escuelas menores nos dirigimos al Huerto de Calixto y Melibea. Es un precioso jardín en el que se desarrolla el trágico desenlace de La Celestina. Este jardín está situado sobre lo que queda de las antiguas murallas de la ciudad y hay unas vistas magníficas del Tormes y de la Catedral (aunque la verdad es que ésta última se ve desde casi cualquier lugar de Salamanca). Decidimos que era el momento de ir a comer y de camino al restaurante vimos la Torre del Clavero, es una torre que tiene más carácter artístico que defensivo. El clavero era la persona que se encargaba de guardar las llaves de los nobles y según parece las llaves las tenía colgadas en clavos (de ahí su nombre).

Comimos en un restaurante que estaba cerca de la plaza (Rte. Isidro). Decidimos pedir varios platos y entre ellos probamos el Farinato que es típico de Salamanca. Es una especie de morcilla hecha con grasa de cerdo, pan rallado, pimentón dulce, anís y especias. Está bueno, aunque al principio el sabor fue curioso ya que relacionamos el anís con el dulce. Después de comer no hicimos nada.

Al día siguiente fuimos a la localidad cercana de Arapiles ha hacer un Geocache que nos lleva a visitar este antiguo campo de batalla de la Guerra de la independencia

Despues fuimos a tomar el aperitivo y probamos la Chanfaina, otro plato típico de Salamanca. Es una especie de paella con un ingrediente adicional y no muy común en la paella: sangre, y está muy bueno aunque el sabor es un poco fuerte. Aprovechamos nuestra visita a Salamanca para comprar hornazo, que está muy buen pero es una bomba.

Antes de volver a Madrid aprovechamos para visitar el puente romano que cruza el río Tormes.

10022008-P1050049 4566

Os ponemos un pequeño mapa del centro con sus puntos de interes.

Más información en: http://www.salamanca.es…

Track para GPS(formato GPX):

Descargar

 

¿Te ha gustado?

Pulsa en las estrellas para valorarlo!

Media 4 / 5. Numero de votos: 1

Sin valoraciones! Se el primero en valorar esta entrada.

¿Te ha gustado?

Siguenos!

Lamentamos que esta publicación no te haya sido útil!

Ayúdanos a mejorar!

Cuéntanos cómo podemos mejorar esta publicación

Anterior

Siguiente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies