Un fin de semana en Soria

5
(1)

Vinuesa – Calatañazor – Navaleno

k DSCFEsta vez os proponemos un fin de semana en Soria, concretamente en la zona de la Laguna Negra. Aunque es indudable que hay muchísimas cosas que visitar os proponemos el fin de semana que pasamos nosotros en fin de año.

El sábado aprovechamos el día para visitar la Laguna Negra, que estaba congelada. El paseo no es complicado aunque en invierno hay que tener cuidado con el hielo que hace la bajada algo peligrosa en algunos tramos, aunque el esfuerzo merece la pena cuando llegamos a la Laguna y podemos disfrutar de las vistas que nos ofrece este paraje.

Si el día lo permite se puede aprovechar para visitar algún pueblo de la zona, aunque en nuestro caso no pudimos hacer nada, ya que los días en invierno son demasiado cortos.

El domingo, antes de volver a Madrid y siguiendo las recomendaciones de un amigo, visitamos el pueblo de Calatañazor.  El coche se puede aparcar a la entrada del pueblo y realizar la visita andando. Es un pueblo pequeño pero muy bonito que conserva la arquitectura popular típica de la Edad Media. Las casas se organizan a partir de la calle Real que está pavimentada con canto rodado. La Plaza Mayor se convierte en el centro del pueblo y de ella parte la singular calle porticada.

A mitad de la calle Real nos encontramos la Iglesia de Nuestra Señora del Castillo que es una iglesia románica del s. XII.

Siguiendo por la calle hacia el castillo nos encontramos numerosas tiendas de productos típicos donde podemos comprar productos de la zona. Nosotros os recomendamos el queso y la miel.

Ya en la zona del castillo nos encontramos con el Rollo que se encuentra en medio de una plaza. Esta estructura podía tener carácter penal ya que en ella se exponía a los malhechores a la vergüenza pública, aunque también podía tener carácter jurisdiccional, ya que servía para marcar el límite territorial o servía de monumento conmemorativo de la concesión del villazgo. Al lado del rollo hay un fósil.

Desde aquí ya podemos ver el Castillo de Calatañazor que se encuentra al Suroeste de la villa amurallada. Del castillo queda poco en pié pero todavía se puede ver la torre del homenaje y algún otro resto. También se pueden ver restos de la muralla que rodeaba la villa.

Después de esta visita nos dirigimos a Navaleno, también siguiendo las recomendaciones de nuestro amigo, para comer en un restaurante de esta localidad, El Hachero. Sin duda diré que comimos genial y por un precio muy razonable. Es recomendable llamar para reservar ya que el local es pequeño y se llena. En el centro del local hay una gran chimenea donde hacen una estupenda carne a la brasa. Después de comer sólo nos queda el viaje de regreso a Madrid.

¿Te ha gustado?

Pulsa en las estrellas para valorarlo!

Media 5 / 5. Numero de votos: 1

Sin valoraciones! Se el primero en valorar esta entrada.

¿Te ha gustado?

Siguenos!

Lamentamos que esta publicación no te haya sido útil!

Ayúdanos a mejorar!

Cuéntanos cómo podemos mejorar esta publicación

Anterior

Siguiente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies